LA DECISIÓN ÉTICA    /    DIAMANTES MÁS GRANDES Y MEJORES    /    DIAMANTES REALES

Diamantes de laboratorio vs. diamantes naturales

Los Comienzos

Desde finales de la década de 1800, los científicos de todo el mundo han intentado reproducir diamantes en los laboratorios. No fue posible hasta 1955, cuando General Electrics encontró una manera de producir el primer diamante. Sin embargo, dichos diamantes eran pequeños y de baja calidad. No ha sido hasta hace unos pocos años que la tecnología ha alcanzado un punto capaz de producir mayores diamantes que tuvieran la alta calidad de una gema.

Un diamante procedente de la minería se origina de la misma forma -con calor y presión- que un diamante de laboratorio. La diferencia es que la naturaleza lo hace en un periodo de tiempo mucho más largo.

La Composición

Tanto los diamantes procedentes de minería como los diamantes de laboratorio son reales. Comparten la misma composición química, estructura molecular y propiedades físicas y ópticas - algo que no se puede afirmar de ninguna réplica o imitación de diamante. Los diamantes son formas sólidas de carbono puro. Podemos encontrar carbono sólido en diferentes formas, dependiendo de su tipo de enlace químico. Es lo que conocemos como alótropos.

El diamante es un alótropo en el que los átomos están organizados de forma cristalina. Son las únicas gemas formadas por un sólo elemento; por lo general un 99,95% de carbono. El otro 0,05% puede incluir componentes residuales, átomos que no son una parte fundamental ni esencial de la química de un diamante. Dichos componentes residuales (por ejemplo, boro, nitrógeno) al igual que otros fenómenos naturales tales como exposición a radiaciones, pueden influir en la forma o color de un diamante. Esto se aplica tanto a diamantes naturales como a diamantes sintéticos.

Precios

He aquí la diferencia más sorprendente entre los diamantes artificiales y los procedentes de minería. Los diamantes de laboratorio cuestan sobre un 70% menos que los diamantes naturales. Y no se debe a una cuestión de calidad. La diferencia de precio se debe a la sana competencia que encontramos en la industria de los diamantes sintéticos, en contraste con los tóxicos monopolios que se han originado con los diamantes de minería. Así que, mientras la piedra puede tener la misma calidad, el coste para el consumidor es desorbitado. Por ejemplo, para mostrar los números de manera sencilla: si un diamante natural tiene un importe de 10000$, un diamante artificial de las mismas características tendría un precio de unos 3000$.

arrow low price

Origen Real

Existe una diferencia fundamental que merece la pena recordar. Mientras que siempre podremos rastrear un diamante sintético y encontrar el laboratorio en el que fue creado, la cruda realidad de los diamantes naturales es totalmente lo contrario. Aunque escuchemos a muchas compañías de diamantes decir cosas tan tranquilizadoras como «origen limpio» o «sin participación en conflictos», nunca podremos saber con seguridad cuáles son los verdaderos orígenes de un diamante natural. Lo cierto es que estas frases no son más que una inteligente palabrería de marketing, ya que se estima que un diamante procedente de minería (desde que se extrae hasta su venta final) cambia de mano unas 30-40 veces.

Certificación

No existe ninguna diferencia en cuanto a la certificación. Ambos tipos de diamantes pueden ser graduados y certificados por cualquier laboratorio. El certificado de un diamante creado en laboratorio contendrá una indicación de ello tal como «Cultivado en laboratorio o “Grown diamond” en ingles», «Creado en laboratorio», para diferenciarlo de uno proveniente de la naturaleza.

El Proceso de Graduación

Tanto los diamantes de laboratorio como los naturales se gradúan empleando el mismo sistema de graduación. Dicho sistema se conoce normalmente como las 4Cs - Color, Pureza, Talla y Peso en quilates. Este sistema de graduación fue creado por primera vez por Robert M. Shipley, fundador del Instituto Gemológico de los Estados Unidos (GIA). El proceso es ahora el sistema de graduación universal que se emplea para todos los diamantes, independientemente de si fueron creados en laboratorios o extraídos del subsuelo.

Decisión ética vs. no ética

En nuestra opinión, esta es la cuestión en la que vemos una diferencia más notable y fundamental entre un diamante de laboratorio y uno procedente de minería - decisión ética vs. no ética. Es la razón por la que no empleamos diamantes procedentes de minería y nos centramos estrictamente en los diamantes de laboratorio.

Por desgracia, es bien sabido cómo la industria de extracción de diamantes perjudica tanto a las personas como al medio ambiente. Son innumerables las vidas que se pierden en el proceso de extracción de un diamante de conflicto, lo que afecta tanto a las personas que trabajan en la mina, pero también a sus hijos, familias y comunidad. Tanto si están empañadas por conflictos como si no, para extraer cualquier piedra del subsuelo se ha de mover una increíble cantidad de tierra. ¿Quieres hacerte a una idea de la cantidad? ¿Cómo suena 250 toneladas de tierra/mineral por quilate de diamante con calidad de gema? Se trata, literalmente, de mover montañas para una única pequeña piedra.

Mediante este dantesco proceso, al hacer explotar toda esta tierra y mover tanto polvo/mineral, se emite una gran e irresponsable cantidad de carbono. Esto significa una irresponsable contaminación de la atmósfera y de nuestros frágiles ecosistemas (lagos, vida acuática, contaminación aérea, etc.). Y se traduce igualmente en una contaminación imperdonable de los recursos de agua potable en algunos de los lugares más vulnerables de la tierra. Es por ello que en la cuestión de decisión ética vs. no ética, defendemos nuestra posición con firmeza. Para garantizar que nuestros clientes reciban solo los productos más éticos y sostenibles, nunca seremos parte de la destrucción de la tierra y sus habitantes.

De Bruto Al Mercado

En el proceso de transformar un diamante bruto en uno listo para ser vendido, no existe diferencia entre los diamantes de laboratorio y los procedentes de minería. Bruto al mercado es como nos referimos a la etapa de la vida de un diamante desde que se extrae de la tierra o desde que se produce el diamante en el laboratorio (piedra bruta) hasta el momento en el que se comercializa y vende al cliente final. El proceso y todos los costes implicados son exactamente los mismos. Los diamantes brutos de cualquier origen (diamantes artificiales o de minería) se clasifican, tallan, pulen, gradúan y obtienen certificación de exactamente la misma forma.

Cabe mencionar, sin embargo, que por lo general los diamantes artificiales se producen de manera más idónea/exquisita que los diamantes de minería en lo que respecta a su talla. Esto se debe a que normalmente, los diamantes naturales, se tallan o dan forma para aprovechar su peso lo máximo posible.Igualmente, ya que un diamante sintético ya posee de manera inherente una forma más idónea para ser tallado y convertirse en una gema, se tallará con el único objetivo de producir una talla más perfecta y, por lo general, ello resultará en piedras de un grado de talla superior. Descubre mas acerca de el tema buscando los siguientes términos: diferencia entre diamante de laboratorio y natural, diferencia entre diamante natural y de laboratorio, diamantes de laboratorio vs diamantes naturales, diamante de laboratorio vs natural Y por ultimo diferencia diamante natural y laboratorio.

Preguntas frecuentes
RESERVA UNA CITA | +300 DIAMANTES A MANO